MADRES EMBARAZADAS

Como quiroprácticos que tratan a mujeres embarazadas con regularidad, sabemos que el embarazo puede ser uno de los momentos más emocionantes en la vida de una mujer, pero también puede ser uno de los momentos más difíciles. Cuando una mujer lleva un niño en crecimiento y desarrollo en su útero, su cuerpo se adapta constantemente para acomodar estos cambios. Aunque el cuerpo es inteligente y sabe lo que tiene que hacer, estos cambios suelen ser muy difíciles de soportar para la futura madre. Si a esto le añadimos que el embarazo dura unos 9 meses, tenemos un auténtico viaje que la mujer debe soportar para traer al mundo a su pequeño de forma segura. Sin embargo, a pesar de los retos, es una experiencia que merece la pena y que cambia la vida y que culmina con el nacimiento de una nueva vida, que hay que celebrar.

Los problemas más comunes que suelen presentarse durante el embarazo son de naturaleza musculoesquelética. Los cambios notables en la postura, el movimiento, el equilibrio muscular y la movilidad de las articulaciones están prácticamente garantizados dado el aumento del tamaño de la barriga que conlleva el crecimiento del bebé. El cambio más común que se produce es el «balanceo de la espalda», que aumenta la curvatura de la columna lumbar (parte inferior de la espalda). Esto hace que la pelvis se desplace hacia delante, lo que crea un desequilibrio postural y muscular en toda la columna vertebral. También ejerce más presión sobre estas articulaciones, lo que puede aumentar el dolor en estas zonas. Otra causa de las molestias articulares es la liberación de una hormona llamada «relaxina» en el organismo. La relaxina se encarga de dar mayor movilidad a las articulaciones pélvicas rígidas para que el canal de parto pueda ensancharse y el bebé pueda nacer de forma natural. Pero la relaxina no sólo afecta a las articulaciones pélvicas. Al ser una hormona, circula por el torrente sanguíneo y puede afectar a todas las articulaciones y ligamentos del cuerpo. Esto puede provocar molestias generalizadas en muchos lugares diferentes.

Debido a los numerosos cambios musculoesqueléticos y las molestias que pueden causar, los quiroprácticos están muy bien posicionados para ayudar a las mujeres embarazadas a experimentar un embarazo más cómodo e, idealmente, un proceso de parto sin problemas. En el Centro Quiropráctico Vitalidad, nuestros médicos han ayudado a innumerables mujeres a superar sus embarazos y los diversos retos que surgen. Detectan los problemas a tiempo, antes de que se conviertan en problemas mayores, y ofrecen sus mejores recomendaciones de atención para tratar de forma natural el dolor relacionado con el embarazo sin necesidad de medicamentos potencialmente dañinos. El embarazo debe ser una experiencia agradable y memorable, y nuestro objetivo es ayudar a crear esta experiencia para nuestras pacientes embarazadas.

Cómo tratamos a las madres embarazadas en Centro Quiropráctico Vitalidad

Consulta y examen completo

Ya sea que esté embarazada o no, cualquier paciente nuevo en el Centro Quiropráctico Vitalidad comienza su experiencia con una consulta y examen para pacientes nuevos. Durante la consulta, nuestros médicos realmente llegan a conocer su historia y las luchas que puede estar experimentando durante su embarazo. Esto proporciona información valiosa que ayuda a nuestros médicos a entender mejor la causa de su condición para que puedan proporcionarle las recomendaciones de atención adecuadas para ayudar.

Después de la consulta, se realiza el examen. Los médicos realizarán evaluaciones de movimiento para comprender mejor la causa de su dolor. También comprobarán si hay subluxación en la columna vertebral, que es lo que los quiroprácticos tratan mediante ajustes quiroprácticos. Si la subluxación está presente, crea una interferencia nerviosa que puede afectar a la forma en que su cuerpo es capaz de comunicarse a través del sistema nervioso. Un sistema nervioso sano es esencial durante el embarazo, ya que se producen muchos cambios en el cuerpo.

Técnica Webster

Durante el embarazo, la posición normal del bebé en el útero es con la cabeza hacia abajo. Sin embargo, en aproximadamente el 4% de los embarazos, el bebé se encuentra en lo que se conoce como posición de «nalgas», es decir, con la cabeza hacia arriba. Por desgracia, ésta es una de las razones más comunes por las que se requiere una cesárea para dar a luz al bebé.

La Técnica Webster es una técnica quiropráctica suave que consiste en corregir la subluxación del sacro y su posicionamiento en la pelvis. La subluxación del sacro puede causar más tensión en el útero, lo que puede dificultar la recolocación del bebé en la posición normal de cabeza abajo. La técnica también implica el trabajo de los tejidos blandos que implican el ligamento redondo del útero, que mantiene el útero en su posición en el vientre. Al corregir la subluxación sacra y disminuir la tensión en el útero, es más probable que el bebé encuentre su camino hacia una posición saludable con la cabeza hacia abajo y esté listo para un parto más suave y natural.

Terapia de masaje prenatal

Otro método de tratamiento común que utilizamos con las pacientes embarazadas es la terapia de masaje prenatal. A medida que el cuerpo sigue cambiando durante el embarazo, pone una gran carga en los músculos del cuerpo para adaptarse a un peso cada vez mayor, además de una mecánica de movimiento más pobre. Como resultado, estos músculos suelen estar doloridos, rígidos y adoloridos, lo que a su vez hace que todo lo demás en la vida sea mucho más difícil de lograr para la futura madre.

La terapia de masaje alivia estos músculos doloridos y ayuda a reducir el dolor y la tensión muscular. También mejora la movilidad y facilita el movimiento y las actividades cotidianas. Sin embargo, el impacto que puede tener el masaje no se limita a los beneficios físicos. También proporciona una oportunidad para que la madre se relaje en un entorno tranquilo, lo que puede ser refrescante desde el punto de vista de la salud mental. Cuando se combina con la atención quiropráctica, la terapia de masaje puede tener un impacto tremendo en las pacientes embarazadas y realmente ayudarlas a disfrutar del proceso de embarazo mucho más.

Plan de ejercicios personalizado para el embarazo

Aunque puede parecer difícil hacer ejercicio durante el embarazo, en realidad es una de las mejores cosas que puede hacer. El ejercicio ayuda a mantener los músculos fuertes y comprometidos, lo que proporciona un gran apoyo para la parte baja de la espalda y la pelvis. También ayuda a mantener una buena postura erguida, que tiende a desaparecer a medida que avanza el embarazo. En general, es una de las mejores cosas que puede hacer tanto para usted como para su bebé si puede hacer ejercicio.

Nuestros entrenadores diseñarán un plan de ejercicios personalizado para usted que le ayudará a obtener los beneficios sin causar más estrés en el cuerpo. Se entiende que cuanto más avanzado esté el embarazo, peor será su postura. A pesar de ello, ponerte a trabajar no sólo te ayudará durante el resto del embarazo, sino que también sentará las bases de tu capacidad de movimiento y tu postura una vez que tengas a tu bebé. El cuidado posparto es tan importante como el cuidado prenatal, y nuestros médicos y entrenadores te guiarán a través de este proceso de forma segura y eficaz.

Dolor pélvico

El dolor pélvico es otro dolor muy común que se experimenta durante el embarazo, ¡y es completamente comprensible! Al fin y al cabo, la pelvis experimenta algunos de los cambios más drásticos necesarios para el nacimiento del bebé. Cada lado de la pelvis está compuesto por 3 huesos distintos, y las articulaciones que conectan estos huesos suelen ser muy rígidas y no se mueven. Sin embargo, durante el embarazo, debido a la hormona relaxina, estas articulaciones se aflojan para permitir que el canal de parto se ensanche y el bebé pueda caber durante el proceso de parto. Aunque esto es extremadamente importante, también puede ser muy incómodo.

Desde un punto de vista biomecánico, los ajustes quiroprácticos pueden ayudar a aliviar el dolor pélvico asegurando que las articulaciones sacroilíacas estén bien alineadas. Los masajes también pueden ser eficaces para aliviar la tensión que puede irritar la zona lumbar y los músculos de los glúteos superiores que rodean la pelvis. Sin embargo, hay muchas otras causas de dolor pélvico. Ocurrencias como los quistes ováricos, el estreñimiento, las contracciones de Braxton Hicks y las infecciones del tracto urinario (ITU) también pueden causar dolor pélvico. Es importante que consultes cualquier dolor que tengas con tus proveedores de atención sanitaria para asegurarte de que no es necesario realizar más intervenciones.

Disfunción de la sínfisis del pubis (SPD)

Profundizando en el dolor pélvico, una de las causas más comunes de dolor en esta zona es la disfunción de la sínfisis del pubis. Se trata de una articulación donde se unen los dos huesos púbicos de ambos lados del cuerpo. Se encuentra en la parte más baja del abdomen, justo por encima de los genitales. La hormona relaxina hace que esta articulación, por lo demás rígida, se sienta suelta, lo que es importante para el ensanchamiento del canal de parto, pero también causa muchas molestias en las mujeres embarazadas. Uno de los otros factores que aumentan el dolor en esta región es el aumento del peso del bebé y del agua que se asienta sobre esta articulación a lo largo de las semanas y los meses del embarazo.

Hasta el 60% de las mujeres embarazadas experimentan SPD, pero la buena noticia es que se puede controlar. Nuestros médicos en el Centro Quiropráctico Vitalidad utilizan técnicas especiales de ajuste para ayudar a aliviar la presión y el dolor en esta articulación y proporcionar un alivio muy necesario. Recibir este tratamiento junto con su ajuste rutinario de la columna vertebral puede permitirle funcionar normalmente en la vida diaria y hacer todas las cosas que necesita hacer.

Dolores de cabeza

Se calcula que el 39% de las mujeres embarazadas sufren dolores de cabeza prenatales o posparto. Pueden presentarse en forma de migrañas, cefaleas tensionales e incluso cefaleas en racimo que se producen a la misma hora cada día. Durante el primer trimestre del embarazo, las causas más comunes de los dolores de cabeza son los cambios hormonales, el aumento del volumen sanguíneo, la deshidratación, las náuseas, el estrés y la abstinencia de cafeína, entre otros. En otras palabras, ¡es muy fácil tener dolores de cabeza durante esta época! Los dolores de cabeza del segundo y tercer trimestre pueden incluir la tensión o el esfuerzo muscular debido al estrés postural, la presión arterial, la diabetes gestacional y el insomnio.

En el Centro Quiropráctico Vitalidad, nuestros médicos son expertos en el tratamiento de los dolores de cabeza, y trabajarán con usted para abordar la causa de sus dolores de cabeza para que pueda volver a sentirse lo mejor posible. Los dolores de cabeza pueden ser debilitantes, por lo que es importante buscar ayuda si usted está sufriendo regularmente de ellos. La quiropráctica, el ejercicio, el masaje y la acupuntura son algunos de los servicios que se ofrecen y que pueden ayudar a eliminar los dolores de cabeza para que puedas disfrutar más de tu embarazo y de la espera de la llegada de tu pequeño.

Ciática

La ciática es una afección dolorosa en la que el dolor desciende por una o ambas piernas. Suele tener su origen en un problema de la columna vertebral en el que los nervios se ven comprimidos por vértebras fuera de su sitio (subluxación) o por una hernia de disco que irrita el nervio. La ciática es muy frecuente durante el embarazo, principalmente debido al peso adicional en el vientre que hace que la parte inferior de la espalda se incline hacia atrás. Esto puede conducir a la compresión de estos nervios o exacerbar la compresión nerviosa preexistente.

La gran noticia para las mujeres embarazadas que sufren de ciática es que hay maneras de tratar la ciática de manera eficaz, natural y segura. Los ajustes quiroprácticos son una forma maravillosa de corregir los patrones de subluxación que contribuyen a los síntomas de la ciática. La terapia de masaje es otra gran manera de aliviar la tensión de los músculos como los músculos piriformis que pueden irritar el nervio ciático. Si usted sufre de ciática durante el embarazo, no tiene que limitarse a lidiar con ella.

Preguntas frecuentes

¿Es la quiropráctica segura durante el embarazo?

No sólo es segura, sino que se recomienda durante el embarazo. Hay muchos cambios que suceden a la columna vertebral y la pelvis durante el embarazo. Muchos de estos cambios pueden traer dolores y molestias. La quiropráctica puede ayudar a controlar el dolor y las molestias del embarazo para que la futura madre pueda disfrutar de su embarazo y ser capaz de realizar las actividades de la vida diaria con las menores molestias posibles.

¿Cuándo se debe empezar a consultar a un quiropráctico durante el embarazo?

Cuanto antes, mejor. Si puede empezar a conseguir una mejor alineación y postura antes de que se produzcan muchos de los cambios estructurales significativos en la columna vertebral, puede reducir la cantidad de molestias que experimentará de manera significativa. La quiropráctica es completamente segura tanto para ti como para tu bebé, y puede conducir a una experiencia de embarazo mucho más agradable para todos.

¿Pueden los ajustes quiroprácticos provocar un aborto?

No. La quiropráctica es una forma suave, natural y segura de manipular la columna vertebral para afectar al sistema nervioso. Ayuda a que la columna vertebral de la futura madre funcione de forma más óptima, lo que a su vez la mantiene más sana y fuerte. No hay ningún riesgo para el bebé en el útero.

¿Cómo se alivia el dolor lumbar durante el embarazo?

Hay muchas formas de aliviar el dolor lumbar relacionado con el embarazo de forma natural. Entre ellas están los ajustes quiroprácticos

¿Es normal que le duela la pelvis durante el embarazo?

Absolutamente. Hay muchos cambios que ocurren en la pelvis para preparar su cuerpo para dar a luz a un bebé a través del canal de parto. Estos cambios causan dolor y malestar en la pelvis, pero eso no significa que usted tiene que lidiar con ese dolor durante todo su embarazo.

× Solicita tu cita aquí